A cien años del nacimiento de Ángel Palerm.

Andrés Fábregas Puig

Coordinador de la Cátedra Ángel Palerm/CIESAS.

Ángel Palerm nació en Ibiza, España, en el año de 1917 y murió en la ciudad de México en el año de 1980. Han pasado treinta y siete años de su deceso y cien de su nacimiento. Palerm llegó a México como parte de los llamados “refugiados” republicanos que recibieron asilo en nuestro país en momentos en que la presidencia de Lázaro Cárdenas estaba en su etapa final. Después de algunas vicisitudes, Palerm se inscribió en la Escuela Nacional de Antropología e Historia, en la que se graduó de antropólogo con el grado académico de Maestro y habiendo presentado una tesis sobre la agricultura de irrigación en Mesoamérica. En su país, en sus años juveniles, fue un activo militante en contra del fascismo, el totalitarismo y las actitudes dogmáticas. Palerm entendió muy pronto el valor de la libertad y la defendió toda su vida. En la Escuela Nacional de Antropología e Historia fue un estudiante brillante como solía platicarlo Paul Kirchhoff, uno de los maestros que más respetó. Muy temprano en el inicio de su carrera profesional, fue reconocido como un exponente importante de las nuevas corrientes del evolucionismo multilineal que se elaboraban en la década de 1950 y del marxismo crítico que batallaba por situar al pensamiento de Marx fuera de los esquemas dogmáticos y usar el potencial creativo de su propuesta para elaborar una antropología teórica con perspectivas innovadoras. Tan pronto como 1955, Palerm participa en la discusión que sobre las civilizaciones hidráulicas organizó Julian Steward, el líder académico renovador del evolucionismo y formador de una de las generaciones más importantes de antropólogos norteamericanos entre los que se encontraban Eric Wolf, Sidney Mintz, Marshal Sahlins, Elman Service y el propio Palerm.

a2i1

Ángel Palerm trabó una estrecha amistad con Karl W. Wittfogel, el controvertido autor del libro titulado El Despotismo Oriental y autor de la teoría de la sociedad oriental, asociada con el planteamiento de las sociedades hidráulicas. Los planteamientos de Wittfogel suscitaron enconados debates en el medio académico en general y en particular entre los marxistas. Marxista él mismo, miembro que fue del partido comunista alemán, Wittfogel se estableció en los Esados Unidos a raíz de los problemas con Stalin. En ello hubo una coincidencia básica con Palerm: ambos rechazaron el estalinismo como forma de organizar un gobierno socialista. Palerm, además, adaptó el planteamiento de Wittfogel para renovar los estudios sobre Mesoamérica y plantear el origen y la evolución del Estado en la historia antigua de la cuenca de México. Fue una propuesta que ilumino nuevos senderos para comprender el pasado del país que es hoy México e influyó de manera notable en la formación de generaciones de antropólogos, arqueólogos, etnohistoriadores, de nuestro país y del extranjero.

La discusión de tinte político entre Wittfogel y los marxistas quedó en parte asentada en las polémicas acerca del Modo Asiatico de Producción, tema sobre el que Lawrence Krader escribió la obra que, a mi juicio, estableció el enfoque más dinámico y estimulante. Me refiero a su libro, El Modo Asiático de Producción. Krader rechazó los planteamientos de Wittfogel y propuso una forma de estudiar al Oriente más cercana a los planteamientos originales de Marx. En ese sentido, fueron muy importantes los seminarios que dictó Krader en el CIS-INAH, invitado por Ángel Palerm, con quien mantuvo una amistad estrecha. Las estancias de Krader en CIS-INAH fueron importantes y dejaron un legado además de la influencia en investigadoras como la doctora Brigida Von Mentz, Brigitte Boëhm, Jose Lameiras, Andrés Fábregas, para mencionar algunos. La presencia de Krader en México es además una muestra de la capacidad de Palerm para alentar visones plurales, planteamientos críticos e innovadores en temáticas. Gracias a Palerm se publicó la primera traducción al castellano del texto de Krader, “Marx como Etnólogo” que apareció en el número 2 de la revista Nueva Antropología.

palerm5_jpg.jpg

La influencia de Ángel Palerm en México fue y sigue siendo una de las más importantes en la antropología mexicana. Su obra como fundador de instituciones queda sellada en el propio CIESAS o en el Departamento de Antropología de la UAM-Iztapalapa y el Colegio de Etnólogos y Antropólogos Sociales, sin dejar de mencionar su importante labor en el Departamento de Antropología de la Universidad Iberoamericana y la fundación junto con su esposa, Carmen Viqueira, de la Casa José de Acosta en el poblado de Tepetlaoztoc, Estado de México. En esta última, Palerm forjó a generaciones de antropólogas y antropólogos mexicanos, trabajando en el campo mismo y discutiendo las problemáticas y las teorías antropológicas en el contexto de los poblados mismos. La Casa José de Acosta fue un aula abierta a la imaginación y a la práctica de una antropología comprometida con el país. En esa Casa, Palerm sostuvo conversaciones estimulantes y ejemplares con el ingeniero agrónomo Efraím Hernández Xolocotzin, en las que los estudiantes aprendieron la importancia de la ecología cultural y de la interdisciplinariedad. Palerm fue un académico integral, forjador de generaciones de jóvenes que crecieron académicamente bajo su guía y apoyo, y que hoy forman parte de una generación que cambió los rumbos de la antropología en México.

A cien años de su nacimiento, la figura de Ángel Palerm crece en importancia no sólo por los temas que abrió en México sino por la visión de practicar una antropología relacionada con problemas reales y no con suterfugios intelectuales o juego de moda. Palerm insistió en una visión crítica como método analítico y en una mente abierta al conocimiento sin dogmas ni prejuicios. Fue un defensor incansable del trabajo de campo, de la elaboración de etnografías surgidas de la investigación misma y puestas a prueba en las teorías que tratan de aprehender la compleja realidad que vivimos.

La Cátedra Interinstitucional Ángel Palerm organiza un gran simposio para conmemorar los 100 años del natalicio de este notable antropólogo y ser humano excepcional. La sede del simposio es la Universidad Iberoamericana en la Ciudad de México. El Programa del mismo puede consultarse en la página de la cátedra Ángel Palerm a través del portal principal del CIESAS.

 catedra-angel-palerm.png

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s