CIESAS-Occidente en el V Congreso Nacional de Ciencias Sociales

Congreso buscó reivindicar las Ciencias Sociales en México

Dentro del Congreso Nacional celebrado en el CUCSH, los conferencistas y participantes (entre ellos, investigadores del CIESAS) buscaron respuestas para encontrar la utilidad de las Ciencias Sociales para resolver los problemas del país

Discriminación, medio ambiente, religión y narcotráfico fueron algunos de los temas que se abordaron por los investigadores que participaron en el V Congreso Nacional de Ciencias Sociales del Consejo Mexicano de Ciencias Sociales.

VCongreso

El evento celebrado en el CUCSH de la Universidad de Guadalajara contó con la participación desde los primeros días de la investigadora Renée de la Torre (CIESAS-Occidente), quien intervino en la mesa magistral “Panorama sobre el estado y perspectivas futuras de estudios de la religión en México”; donde habló los estudios de religión y el comparativo desde la perspectiva latinoamericana.

Comentó que posteriormente a la publicación de los primeros estudios, en países como Perú, Venezuela, Chile y el mismo México el estudio se enfatizó en los conflictos entre católicos y gobiernos además del involucramiento de los fieles con movimientos revolucionarios.

“Estas obras muestran una tendencia de trabajos que considera a la iglesia como un actor político que quiere ser parte de la identidad latinoamericana”, afirmó la investigadora.

Poco a poco, compartió la investigadora, las pesquisas dieron un giro que dependía de los modelos de secularización ya que en algunas naciones católicas se privilegiaba a la Iglesia y en otras sí se llevaban a la práctica los Estados laicos.

De ahí enlistó cuatro variables que deben considerarse para toda investigación, una es el marco constitucional para separa a la iglesia del Estado; los cambios psíquicos con los cuales se pone en práctica la religiosidad; cómo funciona la fuerza y el poder al interior de las iglesias además de los tratos privilegiados que puedan tener los jerarcas, y al final la hegemonía de lo religioso sobre la cultura y el espacio público.

Destacó la importancia de considerar ese contexto debido a que, por ejemplo, la iglesia puede ser una fuerza activa en la construcción de su “contrapartida”: la sociedad civil; además de que en cada uno de los países latinoamericanos hay distintos grados de laicidad. Una muestra es Uruguay, el país más laico y que tiene menos creyentes y practicantes de la religión católica: “La separación iglesia-Estado no sólo fue jurídica sino efectiva, algo que no sucedió en México. Pero, en cambio, aún no reconoce la diversidad religiosa”.

Sobre el caso particular de México señaló que en la práctica, la religión se utiliza como un símbolo político, verbigracia el papa Francisco y su última visita al país.

En contraste, en Chile, Colombia, Ecuador y Perú no existe una división clara entre el Estado y la iglesia; muestra de ello es que en Chile se reconoció el divorcio hasta hace algunos años.

Un ejemplo más de la diversidad de los contextos en Latinoamérica se da en Brasil, donde hay una disputa clara entre los católicos con otras iglesias pentecostales o evangélicas.

La doctora De la Torre indagó especialmente en las formas de abordar, desde la academia, las expresiones religiosas populares, como las devociones a santos, los milagros, las peregrinaciones, los santos protectores de narcotraficantes, la Santa Muerte, entre otros.

“Estas prácticas se agrupan en el concepto único de la ‘religión popular’. No existe un sentido consensuado porque, a veces, popular se refiere a la mayoría pero también a los pobres o a todos a que los que no pertenecen a la jerarquía”.

Esto provocó que las prácticas fueran consideradas como supersticiones o actividades mágicas y son vistos como desviaciones del sentimiento religioso porque fincan confianza en cosas banas.

Añadió que la recomposición de la religión al interior de los países ha provocado que la explicación de fenómenos religiosos cambiara y se debilitara el catolicentrismo:

“Gran parte de los temas de estudio giraron entorno a los estudios religiosos, ahora se habla de las religiones no estudios de la religión. La sociología tuvo que purgarse de prejuicios contra las religiones no católicas”.

En el Auditorio Adalberto Navarro Sánchez del CUCSH estuvo acompañada también por Gabriela Robledo, investigadora del CIESAS-Sureste, y Cristina Gutiérrez.

Investigadores critican desarrollo de Ciencias Sociales

Jorge Alonso Sánchez presentó el libro “Prácticas otras de conocimiento (s). Entre crisis, entre guerras. Tomos I, II y III”, un volumen colectivo de tres volúmenes de cerca de mil páginas que es una recopilación organizada desde hace más de 10 años.

El investigador de CIESAS-Occidente citó la introducción de Pablo Escobar en la cual indica que este libro es una obra fundamental en la investigación del siglo XX, ya que pone en cuestión a las Ciencias Sociales modernas: “Por medio de su lectura vemos la potencialidad de nuevas formas de hacer Ciencias Sociales que se comprometan con la emancipación”.

Otro de los presentadores, el doctor Rafael Sandoval, añadió que en el libro se cuestionan las investigaciones “sobre los sujetos” y “con los sujetos” para partir de una perspectiva “desde los sujetos”.

Andres Fabregas

Dr. Andrés Fábregas Puig (CIESAS-Occidente)

Para el jueves, el director Regional de CIESAS-Occidente, Andrés Fábregas Puig, presentó el libro “Marcos institucionales de la antropología en Chiapas a finales del segundo milenio”.

Sobre la publicación, el investigador originario de la entidad mencionada dijo que con ella se puede aprender cómo aplicar las Ciencias Sociales en la construcción de instituciones que albergarán las propias investigaciones: “Se puede aplicar lo que sabes, la teoría, llevada a la práctica y construir las instituciones desde ese punto de vista”.

En el libro se hace un recuento del desarrollo de la investigación en este tema en Chiapas, además que se narra cómo se fueron forjando las instituciones académicas y culturales, varias de ellas, fundadas por el propio Fábregas Puig.

Indicó que en Chiapas apenas había tres investigadores, pero se incrementaron a más de 100: “Eran antropólogos transhumantes iba y venían”. A pesar del avance, el director regional expuso que Chiapas sigue siendo uno de los estados más ignorados, “la desigualdad social en es asombrosa. Un grupo de familias que controla todo el dinero y el poder”.

Añadió que resulta paradójico que, aun existiendo las respuestas o las explicaciones a los problemas sociales, continúe en esa situación, “lo que pasa es que (las autoridades) no los leen. Y estas respuestas chocan con los intereses del poder”.

Cristina Puga coordinadora de posgrados de ciencias sociales en la Universidad Nacional Autónoma de México, acompañó la presentación junto a Alain Basail, del Consejo Latinoamericano de Ciencias Sociales.

Comparten experiencia académica en ejes de discusión

La investigadora Maru de la O (CIESAS-Occidente) participó en la sesión “Género y Trabajo: una mirada interdisciplinaria desde las ciencias sociales”, del eje Estudios de Género. En su intervención hizo una remembranza y recopilación de la investigación desde las Ciencias Sociales de este tema.

La académica se remontó hasta 1985 cuando comenzó a articularse la enseñanza de la Sociología en las escuelas de nivel medio superior y la organización, en años posteriores, del Congreso Latinoamericano de Sociología. Estos fueron antecedentes directos para la creación de una Asociación Mexicana de Estudios del Trabajo.

Inicialmente, comentó, la participación económica de las mujeres se abordó desde tres ejes. Uno desde los trabajados clandestinos en los que se empleaban o desde los que se les descalificaba, un ejemplo son las maquiladoras.

Otro eje es el del sector de trabajo, poder y sexualidad, como la prostitución, “que fueron estudios de vanguardia y se perdieron a inicios de los noventa frente los que abordaron el mercado de trabajo”.

El último eje que enlistó fue el ámbito familiar del trabajo, ya que las mujeres se insertaron en empleos asalariados dependiendo la estructura del hogar.

La evolución desembocó en la utilización de conceptos como flexibilización del trabajo, entendido en fenómenos como la fragmentación de los empleos y la informalidad de los mismos. También se consideró la “crisis de masculinidad” en la cual mucho hombre se quedaron sin empleo; además tomó una fuerte trascendencia la utilización de las leyes laborales.

Más contemporáneamente, De la O documenta que se dio una segregación del empleo generada por estereotipos de exclusión como las discapacidad; por ello fueron añadidos conceptos como desigualdad, segregación, discriminación salarial y heterogeneidad.

“Los cambios pasan de flexibilidad laboral a precariedad del trabajo. Hay una vinculación analítica entre la exclusión social y la segregación; esto es un reto para generar indicadores y categorías”.

El doctor Gerardo Bernache fue coordinador del eje Medio Ambiente y Sociedad. Y presentó con ayuda de algunos de sus alumnos un par de ponencias: “Los derechos humanos en el Desarrollo sustentable: la situación de los derechos ambientales en México”, y “Las Pintas de Abajo en Tlaquepaque: Un Vergel convertido en cloaca”; además moderó la sesión “Residuos en la sociedad actual”.

La investigadora Alejandra Navarro Smith presentó una ponencia en este mismo eje llamada “Manejo medioambiental, derechos colectivos y factores de vulnerabilidad entre pobladores indígenas del Delta del Río Colorado”, donde analiza la situación por la que pasan los pescadores cucapás, una población del noreste de México que han sufrido un cambio de sus formas de vida por la protección gubernamental de área donde pescan.

“Las restricciones legales que les niegan a los cucapá el reconocimiento de pobladores originarios ha derivado en el más reciente de los episodios de una historia de despojo del territorio del pueblo cucapá que les impiden pescar”.

La catedrática explicó que al negárseles el acceso se les niega la continuidad de prácticas culturales propias de ese pueblo. “Además, cuando los cucapás desafían el marco legal de conservación, que regula la zona en disputa desde 1993 excluyendo sus derechos, se les criminaliza”.

Profundiza que esta construcción social de territorios indígenas como áreas de protección de especies es una dinámica estatal que no sólo ignora la presencia de pueblos originarios en sus propios territorios, sino que pone en riesgo su viabilidad sociocultural y económica.

La premisa de Navarro Smith es que los procesos de vulnerabilidad para pueblos y comunidades indígenas se están produciendo en parte, en estrecha relación con cierto tipo de políticas públicas diseñadas sin considerar las especificidades culturales y necesidades de desarrollo expresadas por los propios pueblos y comunidades indígenas.

CIESAS-Occidente coordina conferencia de clausura

El mismo Andrés Fábregas coordinó la última mesa magistral del Congreso presidida por Claudio Lomnitz, de la Universidad de Columbia, llamada “Acerca de la religión de los ‘Caballeros Templarios’”.

V Comecso

Andrés Fábregas (CIESAS-Occidente) y Claudio Lómnitz (Universidad de Columbia). Foto de Saúl Justino Prieto Mendoza

Claudio fue alumno de Andrés en la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM); y fue el primer egresado de la facultad de Antropología de esa casa de estudios. Esto les permitió transmitir a los asistentes a la conferencia un ambiente de confianza, en el cual, los dos miembros del panel bromearon sobre trabajos no entregados cuando Lomnitz estudiaba en la UAM.

Fábregas destacó entre la obra de Lomnitz sus diálogos con Friedrich Katz que fueron plasmados en una publicación: “Sus textos en la prensa mexicana han ayudado conformar la opinión pública y a entender la compleja época de las ciencias sociales. Es un científico social de lectura obligada”.

Mientras, el profesor de la Universidad de Columbia compartió que Andrés fue el primer profesor que lo llevó a hacer trabajo de campo.

Ya en la conferencia habló de cómo en la organización delictiva de los “Caballeros Templarios”, su líder Nazario Moreno González “El Chayo” o “El Más Loco” forjó normas, reglas y conceptos similares a una religión influenciada, especialmente, por ideas evangélicas.

De acuerdo a Lomnitz, “El Chayo” basó su ideología y la de la organización basado en el libro “Salvaje de Corazón” de John Eldredge; donde pretendía reivindicar el rol aventurero y guerrero de la masculinidad.

Así fue la participación de CIESAS-Occidente en el quinto Congreso Nacional de Ciencias Sociales.

Con información de Saúl Justino Prieto Mendoza, Comunicación y difusión del CIESAS-Occidente, ciesasoccidente.edu.mx

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s