Recibe el Dr. Jorge Alonso Sánchez, reconocimiento como investigador emérito del SNI, en el festejo del 45 aniversario del Conacyt.

Doc Alonso en Bellas Artes

En el evento se entregaron reconocimientos a 14 científicos eméritos del SNI. Foto: cortesía Conacyt

  • Fundado el 29 de diciembre de 1970, el Conacyt tiene como tarea primordial determinar las políticas públicas en materia de ciencia y tecnología, para establecer las líneas de desarrollo prioritarias para el país.
  • Recibe el Dr. Jorge Alonso Sánchez, reconocimiento como investigador emérito del SNI, por su relevante trayectoria y contribución a la ciencia en México, en el festejo del 45 aniversario del Conacyt.

Con reconocimientos a catorce nuevos investigadores eméritos del Sistema Nacional de Investigadores (SNI), la entrega de la primera pieza de la medalla conmemorativa a Mario Molina, la cancelación de un timbre postal de aniversario, la promoción de un billete conmemorativo de la Lotería Nacional y un concierto ofrecido por la Orquesta Sinfónica Nacional, el Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt) celebró la noche de ayer, jueves 10 de diciembre, su aniversario número 45 en el Palacio de Bellas Artes.

El doctor Enrique Cabrero Mendoza, director general del Conacyt, encabezó el festejo en el emblemático edificio ante la presencia de representantes de la comunidad científica y tecnológica, del sector académico, de organismos internacionales, así como de funcionarios de gobierno, legisladores y trabajadores de la institución.

SONY DSC

Dr. Jorge Alonso Sánchez (CIESAS-Occidente)

La ceremonia de aniversario abrió con la entrega de reconocimientos a los nuevos investigadores eméritos del Sistema Nacional de Investigadores por su relevante trayectoria y contribución a la ciencia en México: Jorge Alonso Sánchez, Robert Bye Boettler, Víctoria Chagoya Hazas, Clara Gorodezky Lauferman, Edgar Heimer de la Cotera, Soledad Loaeza Tovar; Víctor Manuel Loyola Vargas, Marcelo Lozada y Cassou, Rachel Mata Essayag, Alfonso Mondragón Ballesteros, David Muñoz Rodríguez, José Luis Orozco Alcántar y Alfredo Ulloa y Aguirre.

Después, el Premio Nobel de Química 1995, Mario Molina, recibió la primera pieza de la medalla conmemorativa de aniversario del Conacyt, y se recordó que hace 20 años recibió en Estocolmo, Suecia, la prestigiada distinción.

“El Consejo nació por la enorme encomienda de comenzar actividades científicas y tecnológicas en el país (…) Desde este inicio, en 1970, había ya la imperiosa necesidad de una política nacional de este sector. Es así que surgió Conacyt, producto de la gran responsabilidad social y de una visión de quienes lo concibieron y lo pusieron en marcha en beneficio del talento mexicano”, expresó el Dr. Enrique Cabrero.

Reconoció que los resultados del organismo solo pueden explicarse por el enorme esfuerzo de diversas instituciones:

“En este universo quiero mencionar de manera especial a la Universidad Nacional Autónoma de México, Instituto Politécnico Nacional, Universidad Autónoma Metropolitana, universidades estatales, academias científicas, centros públicos de investigación, universidades privadas y cámaras empresariales; Foro Consultivo y Consejo Consultivo de Ciencia y Tecnología, todas estas instituciones han contribuido, sin duda, a esta historia. Conacyt es una historia de una construcción colectiva, interinstitucional, todos han sido parte y seguirán siendo aliados fundamentales del Consejo”.

Como único orador de la noche, Cabrero Mendoza resaltó que en estos días el conocimiento se ha convertido en el componente principal de cualquier actividad económica, social y cultural del hombre, constituyéndose en factor clave para el desarrollo de países y de individuos; subrayó que es tal la centralidad y protagonismo del conocimiento que al actual momento histórico se le ha denominado la era de la sociedad de conocimiento y de la economía basada en el conocimiento.

Expuso que ante el nuevo escenario internacional, los desarrollos científicos y tecnológico son fundamentales para afianzar el crecimiento de la economía y también las condiciones de progreso, justicia, equidad y bienestar social.

En su discurso, destacó que la inversión pública en el sector, particularmente en estos tres últimos años, es inédita y ofrece una oportunidad para dar ese salto a la sociedad del conocimiento, que a su vez significa un reto no solo para el Conacyt o para el gobierno de la República, sino requiere de la suma de voluntades de todos los autores del sistema nacional de CTI.

Tiempo de celebrar

Como en todo cumpleaños, Las mañanitas estuvieron presentes en la celebración por el 45 aniversario del Conacyt. La fiesta incluyó un concierto lleno de música mexicana ofrecido por la Orquesta Sinfónica Nacional, que contó con la dirección Iván López Reynoso y piezas que fueron desde el vals Sobre las olas, de Juventino Rosas, hasta Danzón número 2, de Arturo Márquez.

Posteriormente, Cabrero recordó que al tiempo en que nacía la institución que hoy dirige, él estudiaba la secundaria, pero ya estaba interesado en la investigación, gracias a la revista Ciencia, hoy editada por la Academia Mexicana de Ciencias.

“Recuerdo que leía algunos artículos de Edmundo Flores en los años 70, quien era director del Conacyt, me parecía un mundo muy interesante que siempre me inspiró a ser investigador”, finalizó.

Con información de:
Fabiola Trelles Ramírez, http://www.comunicacion.amc.edu.mx
y de Diana Saavedra, http://www.reforma.com

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s