La probabilidad de muerte materna en las mujeres marginadas es casi cinco veces mayor a la media: revela estudio del CIESAS-Sureste

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

  • De las 861 muertes maternas registradas en 2013, 11% fue de población indígena.
  • Campeche, Chihuahua, Guerrero, Chiapas y Yucatán, donde más mujeres mueren al dar a luz.

Un estudio del Centro de Investigaciones y Estudios Superiores en Antropología Social (CIESAS-Sureste), revela que en los municipios con el Índice de Desarrollo Humano (IDH) más bajo, fallecen por motivos relacionados con la maternidad 143.08 mujeres, contra las 36.5 que pierden la vida en los municipios más favorecidos, una diferencia de casi cinco a uno.

gracielatwitter2Graciela Freyermuth Enciso, autora del estudio “Determinantes sociales en la mortalidad materna en México”, detectó que existe un importante factor de desigualdad social en la llamada Razón de mortalidad materna (RMM), porque “los municipios con más de 40% de pobreza extrema, tuvieron una RMM dos veces más alta que aquéllos con 20% de esa característica”.

La antropóloga detectó que 11% de las 861 muertes maternas que ocurrieron en el país en el 2013, esto es, 94 casos, se registró entre las mujeres indígenas, cifra que se incrementa a 42% en Chiapas. “Es así que vivir en condiciones de pobreza determina menores posibilidades de sobrevivencia”, refiere.

México, lejos de disminuir la muerte materna

A 15 años de que México firmara su compromiso para disminuir las RMM en el país, reto contenido entre los ocho Objetivos de Desarrollo del Milenio (ODM) impulsados por la Organización de las Naciones Unidas (ONU), éste apenas registra un avance de 56% al 2013.

Freyermuth Enciso señala que “mientras la meta impuesta por la ONU de reducir la mortalidad materna de México es de 22.2 casos por 100 mil nacidos vivos, las estadísticas disponibles de 2013 indican que todavía se registraron a nivel nacional 38.2 fallecimientos”, lo que hace imposible cumplir el Objetivo para éste.

La investigadora del CIESAS-Sureste, institución que cumple 30 años produciendo conocimiento de alto valor histórico, antropológico, lingüístico y cultural, precisa que para realizar este análisis se tomaron los números de 2013, porque apenas en 2015 se analizan los casos de muerte materna de 2014.

7 MUJEREn este sentido, refiere que Puebla, Tlaxcala y Oaxaca son las únicas entidades que han logrado cumplir, e incluso superaron, sus metas particulares impuestas por la ONU, ya que se esperaba que la primera entidad redujera en 38.2 casos y lo bajó hasta 31.8; en la segunda la meta era de 39.3 y la dejó en 23.2, y de Oaxaca se esperaban 54.3 casos y la disminuyó a 50.4 muertes maternas anuales por 100 mil nacimientos vivos.

Las cinco entidades que están más lejos de alcanzar sus objetivos para este año, tomando como referencia las cifras de 2013, son: Campeche, de la que se esperaba registrara 15.6 fallecimientos para 2015, pero al corte de 2013 presentó 65.4 casos; Chihuahua, cuya meta era de 25.1 muertes maternas, en ese año fallecieron casi 60 mujeres; Guerrero, entidad que la ONU estimaba se registraran 24 decesos, tuvo 59; Chiapas, que de 30.34 casos proyectados, obtuvo 54.8, y Yucatán, que de las 17.35 muertes maternas establecidas, al final de 2013 perdieron la vida por embarazo, parto o puerperio poco más a 50.8 mujeres.

Principales retos

En el estudio, Graciela Freyermuth refiere que los esfuerzos de las autoridades de salud para disminuir la RMM se deben focalizar en:

  • Municipios con 40% de pobreza extrema.
  • Municipios con más de 15% de analfabetismo.
  • Municipios con 70% o más de hablantes de lengua indígena.
  • Los 100 municipios con menos IDH.
  • Fortalecimiento de otras unidades públicas y del IMSS Oportunidades.

“Estas determinantes sociales deben ser parte de la agenda post 2015 de los países firmantes de los Objetivos de Desarrollo del Milenio”, refiere.

El acompañamiento de la academia y la sociedad civil

Por último, Freyermuth informó que en el marco del 30 aniversario del CIESAS-Sureste, se editará el libro “25 años de buenas prácticas para reducir la mortalidad materna en México”, en el que se enumerarán los principales aportes que ha hecho la sociedad civil y la academia sobre la materia, entre los que destacan:

  • Incorporar una perspectiva intercultural en la que se defiendan los derechos de las mujeres indígenas.
  • Plantear políticas públicas desde la perspectiva de los derechos humanos.
  • Identificar nuevos actores en la provisión de los servicios de salud materna, como es el caso de promover una partería profesional.
  • Realizar un monitoreo permanente de políticas públicas así como del funcionamiento de los servicios de salud, que ha llevado a detectar desigualdades y brechas entre grupos poblacionales y territoriales.
  • Fomentar una cultura de rendición de cuentas por parte de las autoridades, a través del Comité Promotor por una Maternidad Segura en México y del Observatorio de Mortalidad Materna en México.

“Este libro será una muestra del papel actual de la sociedad civil y la academia a favor de las mujeres, desde una perspectiva de derechos humanos, que permite la construcción de una ciudadanía mediante estrategias de promoción de la salud, atención directa y una buena contraloría social”, concluye.

 Altamente-vulnerables-las-madres-mexicanas-INEGI

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s